Osvaldo Alcoceba

COMPARTIR+

OSVALDO ALCOCEBA

Buenos Aires-GBA, Santos Lugares

  • >ARTISTA PLÁSTICO

  • >MI WEB:

    Galeriauniversal.com.ar/kife

  • >TÉCNICAS UTILIZADAS:

    Acuarela, Dibujo, Oleo

  • >ESTILOS UTILIZADOS:

    Abstracto, Otro, Retrato

NOMBRE:

E-MAIL:

TELÉFONO:

No llenar:

CONSULTA:

BIOGRAFÍA


Nací en Junín, Buenos Aires, el 16 de julio de 1939. Pero tuve la suerte de haber nacido dos veces: La primera vez me parió mi madre, un mediodía de mucho frío. De ella tengo el mejor de los recuerdos, pues me quiso como solo una madre puede querer. Y ese cariño me sirvió como un escudo protector para toda la vida.

El otro parto ocurrió a los diecisiete años: Desde chico me gustaban el dibujo, la pintura y la filosofía, y hacía lo que podía. A los doce años me dieron un premio en un concurso de dibujo. Nos había llevado un profesor con el que estudiaba, y al que dejé porque nos hacia copiar como técnica. En esa época de adolescente, leí en el diario vespertino La Razón un pequeño aviso que rezaba:

SE ENCUENTRA ABIERTA LA INSCRIPCIÓN EN LA ESCUELA DE ARTE MODERNO DE BUENOS AIRES LAS CUATRO DIMENSIONES

Me llamó la atención y fui. Allí lo conocí a Esteban Lisa, quién se convertiría con los años en mi gran maestro. En aquella escuela encontré lo que buscaba, y que no hallaba en ningún otro lado: Un ambiente de verdadera camaradería y amor. El primer día de clase Lisa nos hizo hacer, a los nuevos discípulos, un dibujo copiando modelos de yeso que pendían de la pared. A mi me tocó dibujar la Flor De Liz. Mientras yo hacía mi trabajo, observaba lo que hacían los demás y pensaba para mí: "al lado de estos, cuando vea el mío, me va a preguntar dónde aprendí a dibujar así. Cuando terminamos, Lisa observó lo que habíamos hecho cada uno de nosotros, y empezó a hacer los comentarios pertinentes. Cuando me toco el turno, Lisa observó mi dibujo y comentó: "Este señor hizo un dibujo bastante perfecto, pero esto no es el problema". No se por qué, eso me atrapó.

En la escuela de Lisa se hablaba de Picasso, Klee, Chagall y de todos los pintores. Pero también de Pirandello, Garcia Lorca, de Kant, Platón, Espinosa, Berkeley, Heisenberg, Einstein, La Biblia, etc. Se hablaba con profundidad, y se le daba un sentido no intelectual, sino de vivencia pura. Yo estaba maravillado y ahora, que han pasado tantos años, sigo maravillado: Dibujábamos, pintábamos y leíamos a los filósofos más difíciles. Y se nos hacia fácil comprenderlos porque todo era vivenciado a través de la pintura.

Discípulos de Lisa de esa época eran: Isaac Zylberberg, Juan Velásquez, Gregorio Golowesco, Francisco Pelegrin, Oscar Soto, Clara Diament, Horacio Bestani y muchos otros que por distintos motivos se alejaron de mi memoria.

Esta muestra web que presento, es un agradecimiento a esa maravillosa escuela que viví en mi juventud. Mi agradecimiento también a Isaac Zylberberg, que me recuperó para este mundo. Y especialmente a Graciela, mi esposa, que tantas locuras soportó. Pero, ¿qué puede ser más hermoso que estar cada vez más loco?

Osvaldo Alcoceba
Octubre de 2011

OBRAS